King Tiger WSS

King Tiger WSS

miércoles, 20 de octubre de 2010

La moral de los que no se dejaron desmoralizar: La Batalla de Inglaterra

Batalla de Inglaterra
La Batalla de Inglaterra se llevó a cabo entre agosto y septiembre de 1940. Tras el éxito del Blitzkrieg alemán, la evacuación forzada de Dunkerque y la rendición de Francia, Gran Bretaña había quedado aislada y vulnerable a las ambiciones alemanas. En estas circunstancias se llevó a cabo una de las batallas aéreas más famosas, dramaticas y significativas de la Segunda Guerra Mundial.

Los alemanes necesitaban controlar el Canal Inglés para lanzar su invasión de Gran Bretaña, codificada y  denominada como Operación León Marino. El control del canal por parte de Alemania impediría que la Marina Británica atacara con éxito las barcazas anfibias que estaban programadas para desembarcar las tropas alemanas en las playas de Kent y Sussex.
Messerschmitt bf 109

Evidentemente, para controlar el canal la Luftwaffe necesitaba controlar el aire. Esto significaba que tenían que derrotar el Fighter Command, dirigido por Sir Hugh Dowding, de la Real Fuerza Aérea. Los principales aviones de combate de la RAF fueron los Spitfires y Hurricanes. Los alemanes confiaban primordialmente en los Messerschmitts y sus famosos bombarderos en picada Stukas.
Spitfire

Al comienzo de la guerra, Alemania contaba con 4,000 aviones, frente a la Fuerza Aérea de Gran Bretaña que disponía de 1,660 unidades en su línea frontal. Durante la caída de Francia, la Luftwaffe tenía 3,000 aviones con sede en el noroeste de Europa, incluyendo 1,400 bombarderos, 300 bombarderos en picada, 800 aviones caza y 240 bombarderos de combate bimotores. Al comienzo de la batalla, la Luftwaffe contaba con 2,500 aviones en servicio, por lo que en un día normal y corriente la Fuerza Aérea Alemana podía colocar en el aire más de 1,600 aviones. La RAF tenía 1,200 aviones al comienzo de la batalla, incluyendo 800 Spitfires y Hurricanes, de los cuales 660 estaban en servicio. 
Hurricanes

La tasa de producción de la industria aeronáutica británica era aceptable, pero la debilidad de la RAF era el hecho de que carecían de suficientes pilotos entrenados y con experiencia. Muchos de los pilotos entrenados habían muerto en la guerra en Francia y no habían sido sustituidos.

Gran Bretaña tenía una serie de ventajas con respecto a la Luftwaffe. Inglaterra disponía de tecnología de radar que permitió y significó una alerta temprana de la aproximación de los aviones alemanes. En la primavera de 1940, 51 bases de radar fueron construidas alrededor de la costa sur de Gran Bretaña. Adicionalmente, el Real Cuerpo de Observadores (ROC) hacía el mismo trabajo con herramientas elementales como binoculares. En 1940, más de 1,000 puestos de la ROC habían sido establecidos. 
Messerschmitt bf 109

Otra ventaja significativa era el hecho de que los aviones de combate británicos podían pasar más tiempo en el aire sobre Kent y Sussex y tenían la capacidad de aterrizar para abastecerse de combustible, mientras que los cazas alemanes no tenían ese privilegio.

Otra desventaja de los cazas alemanes era que no podían rearmarse en caso de agotar sus municiones mientras volaban sobre Inglaterra. Además, los cazas alemanes no podían ofrecer cobertura prolongada a los bombarderos de la Luftwaffe, por lo que los mismos no contaban con la debida protección contra los cazas ingleses.
Stukas

La batalla comenzó el 10 de julio 1940, cuando la Luftwaffe intentó controlar el Estrecho de Dover. El objetivo de la Luftwaffe era tentar a los aviones de la RAF a ser parte de una batalla a gran escala. A finales de julio, la RAF había perdido 150 aviones, mientras que la Luftwaffe había perdido 268. En agosto, la Luftwaffe comenzó a atacar los aeródromos del Comando de Combate, sus facilidades de operación y las estaciones de radar, bajo la premisa de que la RAF podía ser destruida en tierra, de forma tal que la Luftwaffe no tuviera que luchar contra ellos en el aire.
Batalla de Inglaterra

Lo cierto es que sin radar, la RAF se hubiera visto  seriamente obstaculizada en términos de la alerta temprana. También se hubiera incrementado la destrucción de sus bases de operación, lo que hubiera interrumpido las comunicaciones entre las bases de combate y los pilotos inmersos en la batalla. Adicionalmente, las pistas de aterrizaje destruidas hubieran dificultado las posibilidades de los aviones de combate para despegar y aterrizar.
Spitfires

El mal tiempo detuvo los ataques diarios de la Luftwaffe en agosto. No obstante, la fecha del 15 de agosto es vista como una clave ya que casi todos los bombarderos Stuka disponibles fueron presa fácil de los cazas británicos. A consecuencia, el bombardeo estratégico de precisión de las estaciones de radar se tornó imposible.

Desde agosto 23 hasta septiembre 6, la Luftwaffe comenzó a bombardear las ciudades inglesas de noche. La RAF también fue duramente golpeada, ya que 6 de sus 7 bases principales de combate en el sureste de Inglaterra fueron puestas fuera de combate. Sin embargo, a pesar del aparente éxito, la Luftwaffe estaba perdiendo más aviones que la RAF, a razón de 1,000 pérdidas alemanas versus 550 de la RAF.
Batalla de Inglaterra

Otro evento tuvo mayores efectos a favor de los británicos. Hermann Goering ordenó el cese de los bombardeos a las bases de radar inglesas, pues creía que eran de muy poca importancia. Sobre esto, Albert Speer afirmó en su libro "Dentro del Tercer Reich" que una serie de malas decisiones que fueron cruciales para el esfuerzo de guerra se tomaron gracias a la ignorancia de Goering. Lo usual era que si Goering no entendía la importancia de algún elemento o factor de combate o estrategia, el mismo era desestimado por considerarse innecesario para el éxito del esfuerzo bélico, según Speer. Como resultado de esto, la estación de radar de Ventnor en la Isla de Wight, continuó funcionando a lo largo de la batalla y le suministró información vital a la RAF con respecto a los objetivos de la Luftwaffe.
Cabina de un Messerschmitt

El cambio de táctica hacia los bombardeos de las ciudades inglesas permitió que la RAF se recuperase de sus pérdidas, mientras que los pilotos tuvieron un merecido descanso, tras el agotamiento de tener que volar varias misiones al día.

El 15 de septiembre se desarrolló el último enfrentamiento importante de la batalla. Ese día, la Luftwaffe perdió 60 aviones, mientras que la RAF perdió 28. El 17 de septiembre, Hitler pospuso indefinidamente la invasión de Gran Bretaña, aunque los bombardeos nocturnos continuaron. Londres, Plymouth y Coventry fueron afectadas por estos ataques.

Investigaciones posteriores indican que Hitler no tenía como prioridad un ataque contra Gran Bretaña, a quien consideraba en un momento dado como un potencial aliado. El Fuhrer quería concentrar la fuerza de su país en un ataque a la Rusia comunista. Sin embargo, nadie en Gran Bretaña en el otoño de 1940 tenía conocimiento de la manera de pensar de Hitler, en adición a que de abril de 1940 en adelante existía una percepción de que el Ejército Alemán tenía la intención de invadir Gran Bretaña.
Messerschmitt bf 109

Posteriormente, durante la guerra de propaganda, el gobierno británico afirmó que la RAF había derribado 2,698 aviones alemanes. La cifra real era de 1,100. Por otra parte, la RAF perdió 650 aviones, no los 3,058 que la Luftwaffe afirmó haber derribado.

¿Por qué los alemanes fueron derrotados?

1. Los alemanes combatieron demasiado lejos de sus bases, lo que ocasionaba problemas de reabastecimiento de combustible y rearme. Consecuentemente, los cazas alemanes solo podían pasar un tiempo muy limitado sobre  Gran Bretaña antes de tener que regresar a sus bases.

2. En cambio, los pilotos británicos podría aterrizar, repostar, rearmarse y estar en el aire de nuevo rápidamente.

3. El cambio de objetivos de la Luftwaffe fue crucial. Ahora se cree que el Fighter Command estuvo quizás a tan sólo 24 horas de la derrota cuando se iniciaron los bombardeos a las ciudades inglesas. El espacio para respirar concedido al Fighter Command fue crucial.

4. El Hurricane y el Spitfire fueron aviones excepcionales que enfrentaron con éxito el poder de la Luftwaffe.

5. La tecnología de radar de los ingleses.

6. La falta de voluntad de Hitler de verdaderamente invadir las islas británicas.

Para más información/Fuentes:

http://www.raf.mod.uk/Bob1940/bobhome.html

http://www.historylearningsite.co.uk/battleofbritain.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada