King Tiger WSS

King Tiger WSS

viernes, 12 de agosto de 2011

Jean Marie Loret: ¿El hijo ilegítimo de Hitler?


Añadir leyenda
En el libro: "Hitler: leyenda, mito y realidad", publicado en 1977, el autor Werner Maser, quien era uno de los más respetados historiadores de su época, puso en duda la historia convencional cuando afirmó que alegadamente había encontrado al hijo ilegítimo de Hitler. A pesar de que más de 30 años han pasado de la publicación, la posibilidad de que Hitler haya dejado descendencia no deja de ser un tópico interesante y ampliamente debatido aún dentro de los circulos académicos.

Las declaraciones de Maser, a 32 años del fin de la Segunda Guerra Mundial, impactaron a toda Europa. Debido a que el presunto descubrimiento de un hijo de Adolfo Hitler no era una afirmación nueva, se esperaba que al igual que la mayoría de las afirmaciones anteriores, esta fuera rápidamente desacreditada. No obstante, el origen de esta declaración venía de Werner Maser, quien no solo era un respetado historiador de Alemania Occidental, sino que fue biógrafo de Hitler. En su obra, el autor reveló fascinantes detalles sobre el hombre que se afirma es hijo ilegítimo de Hitler, y la forma en que lo encontró.

De acuerdo con Maser, el hijo del Fuhrer, Jean Marie Loret, era para la década del 1970 un desempleado francés nacido en 1918 después de una relación de 18 meses sostenida entre Hitler y una campesina francesa llamada Charlotte. En ese momento, Hitler era un cabo en un regimiento bávaro de infantería durante la Primera Guerra Mundial, el cual estaba estacionado en el pequeño pueblo francés de Wavrin. Hitler no se enteró del nacimiento de la criatura hasta después de que fue trasladado a un hospital militar en Alemania, a consecuencia de los efectos de haber sido gaseado en el frente. Al parecer, Hitler no hizo ningún intento posterior para establecer contacto con la madre o el hijo.
Portada del libro de Maser

A la edad de cuatro años, Loret fue colocado en un orfanato. Eventualmente, el niño fue adoptado por una acaudalada familia francesa. Dieciocho años más tarde, cuando Hitler invadió Francia en 1940, supuestamente ordenó a la Gestapo que encontrara a la madre y al hijo, quienes de forma independiente se habían mudado a París.

Para esa época, Charlotte se había convertido en una alcohólica, y Hitler alegadamente la internó en un sanatorio francés. El presunto hijo fue llevado al cuartel de la Gestapo en el Hotel Lutecia de París, donde fue interrogado ampliamente en cuanto a lo que él sabía de su padre.

Desconociendo su verdadera filiación, Loret sospecha que su padre era un importante militar alemán, probablemente un general. Según Maser, bajo las órdenes personales de Hitler, Loret se convirtió en un oficial de alto rango de policía francesa que trabajó en estrecha colaboración con la Gestapo, pero aun así, no fue procesado como colaborador después de la guerra. Esta parte del relato esta fundamentada al menos en cuanto al servicio policiáco de Loret, que es un hecho documentado. Su colaboración con la Gestapo es un dato, sin embargo, sobre el cual no existe evidencia sólida e incontrovertible. Sólo en 1948, tres años antes de su muerte, Charlotte le dijo a su hijo que su padre era Hitler. En ese momento Loret estaba casado, y la noticia alegadamente hizo que su esposa lo abandonara. De los nueve hijos de la pareja, tres de ellos vivieron con Loret en San Quintín, ciudad al norte de París.

En su obra Maser relata que pudo ubicar por primera vez el paradero de Loret en la década de 1960, cuando su investigación lo llevó a Wavrin. En ese lugar varias personas todavía recordaban a Charlotte, el soldado alemán y más tarde su pequeño hijo. No obstante, el testimonio de una tía de Loret afirma que si bien es cierto que Charlotte tuvo un romance con un alemán, éste no era Hitler.
San Quentin, Francia

Después de localizar a Loret, relata Maser, la extensa investigación en el pasado del francés lo convenció de que Loret de hecho era hijo de Hitler. Al respecto, afirmó que: "El parecido entre Loret y Hitler es sorprendente, en particular, cuando Loret se quitó las gafas, aunque por supuesto no tiene bigote. Sin embargo, él es hijo de su padre."

En 2008, el periodista belga Jean-Paul Mulders inició una investigación que lo llevó a viajar a Alemania, Austria, Francia y los Estados Unidos para recopilar el ADN de los Lorets y de los familiares sobrevivientes de Hitler en Austria y en Long Island. Al comparar estos datos, Mulders pudo alegadamente probar que Jean-Marie Loret no era el hijo de Adolf Hitler. No obstante, muchos historiadores y estudiosos piensan que los métodos empleados por Mulders son cuestionables.

Ahora bien, si Jean Marie Loret de hecho era hijo ilegítimo de Hitler,  eso significaría que el linaje de Hitler todavía existe en algún lugar del mundo, ya que Loret tuvo al menos nueve hijos.

En fin, al presente la gran mayoría de los historiadores más reconocidos descartan la idea de Hitler procreando un hijo. Algunos plantean que es altamente improbable que un soldado de bajo rango  en la jerarquía militar, como Hitler, habría sido capaz de tener una amante y conservarla a través de todos los traslados de su regimiento. Inclusive, la libre circulación y movimiento del personal alemán difícilmente habría sido posible en las zonas ocupadas, y la posibilidad de que Charlotte viajara con el regimiento es muy dudosa.

Sin embargo, la mera idea no deja de ser un interesante tema de especulación.

Para conocer más/Fuentes: Http://www.time.com/time/magazine/article/0, 9171,912018,00 html # ixzz1UqfqkHCq

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada