King Tiger WSS

King Tiger WSS

jueves, 29 de septiembre de 2011

Fallschirmjager: Tropas élite del aire


Fallschirmjager
Los Fallschirmjager eran un brazo élite de la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial que fue pionero en su especialidad. En los primeros años de la guerra, los alemanes llevaron a cabo tres operaciones de paracaidistas: el ataque a Eban Emal (fortaleza belga), la invasión de Noruega y la invasión de la isla de Creta. Después de estas operaciones, los Fallschirmjager se utilizaron principalmente como una fuerza élite de primera línea en el papel de tropas de asalto. A pesar de que hubo unos cuantos lanzamientos en paracaídas meas tarde en la guerra, ninguno fue a gran escala. Hitler le fascinaba  usarlos como tropas de choque, lo que se tradujo en fuertes pérdidas, especialmente en el frente oriental.

Los Fallschirmjager fueron sin duda alguna los soldados mejor capacitados de todas las fuerzas alemanas, y probablemente, las mejores tropas de toda la guerra. Se dice inclusive que su formación y destrezas eran mayores que la de los Comandos Británicos, los Rangers de E.U., y las tropas aerotransportadas estadounidenses. Sin embargo, los paracaidistas alemanes no han recibido el reconocimiento que merecen, en comparación con las muy celebradas tropas aliadas élite. Por su capacidad de combate los aliados los llamaban los "diablos verdes".
Fallschirmjager
Los Fallschirmjager fueron una fuerza muy intimidante, la cual se valió de una serie de vehículos y equipos modificados para sus necesidades. El presente artículo se enfoca en los equipos y armamentos utilizados por los paracaidistas alemanes, los cuales pasamos a enumerar y discutir.

Aviones y Planeadores

El DFS 230 fue el primer planeador de asalto alemán, por lo que experimentó el servicio más activo. Era estrecho y se parecía mucho a los planeadores deportivos, de los cuales evolucionó. Era un planeador ligero hecho con tubos y tela y tenía una excelente capacidad de planeo. Más tarde, los modelos incorporaron una rampa de frenado y algunos modelos incluso tenían cohetes retro en la nariz. Las ruedas podían soltarse en vuelo, de forma tal que el aterrizaje se efectuara sobre una plataforma central-ventral. Su tripulación normalmente se componía de un piloto y nueve hombres. Los pasajeros se sentaban en línea en un banco ubicado en el centro. Los últimos cuatro hombres se ubicaban en la parte trasera del planeador. La única puerta se encontraba en la parte trasera, pero el planeador contaba con paneles a cada lado del fuselaje que podían ser removidos para un escape rápido. Los modelos finales tenían una ametralladora montada en la parte superior, la cual era operada por el primer pasajero. Más de 2,000 DFS 230 se construyeron. Mientras el avión de remolque más frecuente fue el JU 52, el Heinkel He 111 fue utilizado también.
Cuchilla anti-gravedad
El 242 Go (Gothaer Waggonfabrik AG) fue diseñado para ser un portador de carga mejor y con más capacidad que el 230 DFS. Fue puesto en servicio en el verano de 1941, momento en que los éxitos mayores de los ataques aerotransportados habían terminado. El 242 Go era similar al estadounidense Fairchild C-119 en ciertos aspectos. El transporte de la carga se hacía a través de una puerta que abría hacia arriba en la parte trasera del fuselaje. Tenía dos puertas, una a cada lado, en la parte delantera de la cabina. Su construcción era de tubos de acero, tela y madera. Podía acomodar hasta cuatro toneladas de carga. Su cabida y capacidad le permitía acomodar a más de veinte soldados, un cañón liviano o un vehículo de remolque alternativamente. A diferencia del DFS 230, el 242 Go no tenía una gran capacidad para planear, por lo que tenía que ser aterrizado rápidamente después de desprenderse del  remolque. La producción total fue de 1,500 planeadores y la mayoría se utilizaron para el reabastecimiento en el frente ruso. Tanto el JU 52 como el He 111 fueron utilizados para remolcarlo.
Cañón 7,5 cm sin retroceso
El Messerschmitt 321 Gigant fue el mayor planeador utilizado en las operaciones bélicas. Tenía una envergadura de alas de 55 metros, 28.15 metros de largo y casi 6 metros de profundidad. Pesaba 12 toneladas y podía cargar hasta 20 toneladas. En lugar de carga, podía alojar 200 soldados. Tenía un par de puertas en la nariz. El 321 fue remolcado originalmente por tres Bf 110 simultáneamente. Esta práctica era inherentemente inestable y peligrosa por lo que más tarde fue sustituida por un avión Heinkel y dos He 111, equipados con cinco motores. Más de 200 321 fueron construidos. La mayoría se convirtieron en los aviones Messerschmitt 323 Gigant de transporte mediante la adición de seis motores franceses Gnone-Rhone radiales. La tripulación de la versión de transporte se componía de cinco hombres, en comparación con la versión de planeador, y su capacidad de carga se redujo considerablemente. Tanto el planeador como el transporte eran estables, pero pesados y lentos. Un escuadrón de 323 fue diezmado por combatientes aliados al tratar de reabastecer Túnez y otro grupo fue derribado en Bucarest durante los intentos de Alemania para hacerse con el control de la ciudad. Ambos modelos necesitaban una excesiva longitud de pista. Los últimos modelos fabricados emplearon cohetes de despegue.
FG-42
El venerable Tri-Motor Junkers JU 52 fue uno de los grandes aviones de la guerra. Diseñado a finales de los años 1920, algunos todavía estaban en servicio en la década de 1980. Los JU 52 podían llevar hasta 10,000 libras de carga, 13 o 18 paracaidistas o tropas regulares. Su amplio uso superó el hecho de que era anticuado y demasiado lento, pues su velocidad máxima era de sólo 180 kilómetros por hora. El fuselaje y las puertas laterales eran demasiado estrechas para permitir el transporte y lanzamiento en el aire de cargas pesadas. Aún así, fue un buen avión y siempre se catalogó como muy popular entre con sus tripulaciones.

Paracaídas

Se dice que el peor paracaídas utilizado por cualquier potencia durante la guerra fue el de los alemanes, el cual estaba basado en el modelo italiano "Salvatore". El RZ alemán (RUCKENPACKUNG ZWANGAUSLOSUNG) y sobre todo el RZ-16 y el 20-RZ, tenían una sola correa entre la parte posterior del arnés para el cuerpo y el paracaídas. Esto resultó en que el aterrizaje se llevara a cabo en posición boca abajo, por lo que requería rodilleras y coderas. El empleo de este tipo de paracaídas es un hecho curioso, ya que la tripulación aérea de la Luftwaffe utilizó un paracaídas cuyas redes estaban unidas a los hombros, tal y como se observaba en los modelos británicos y estadounidenses. Esta posición de aterrizaje ocasionó muchas lesiones de aterrizaje. Para permitir el correcto despliegue, los paracaidistas tenían que saltar hacia delante con el cuerpo derecho al saltar. Lograr el control durante el descenso era casi imposible, excepto para un soldado completamente entrenado y ágil, y aun así muy poco control era posible. A excepción de pistolas, granadas y la ocasional metralleta, los paracaidistas alemanes tenían que confiar en los contenedores para su equipo de combate principal. El paracaídas estaba atado al arnés con cuatro clips que, al igual que el paracaídas norteamericano, eran difíciles de desprender bajo fuego, o cuando el soldado era víctima de fuertes vientos. Los Fallschirmjaeger eran equipados con un cuchillo de gravedad para utilizarlo en caso de emergencia. La apertura del paracaídas se efectuaba completamente en menos de 40 metros, lo que significó para el soldado una caída de altura más baja y menos tiempo colgando indefenso en el aire. Durante la invasión de Creta, los alemanes utilizaron varios patrones de color para camuflaje y para poder identificar a los comandantes y los distintos contenedores.

Armamentos

Los alemanes produjeron la más amplia gama de artículos especiales y artefactos modificados para sus tropas aerotransportadas. El armamento más famoso fue el rifle semi-automático operado por gas FG-42, fabricado sólo para los Fallschirmjager. Sólo alrededor de 10,000 se fabricaron. Era un diseño avanzado que disparaba totalmente en automático con el perno abierto - para la refrigeración - y semi-automático con el perno cerrado - para mayor precisión. El arma tenía un bípode pequeño y se alimentaba de un cartucho de 20 balas en el lado izquierdo. Pesaba casi diez libras totalmente cargado. Disparaba un cartucho de 7,92 MM que en realidad era demasiado poderoso para el arma. Incluso con el bípode, era difícil  controlar el arma cuando era disparada en automático.
Planeador 242 Go
El MP 38 y el MP 40, en unión al Mauser (bolt action), fueron utilizados por la mayoría de los paracaidistas. Algunos utilizaron una versión más corta del Mauser estándar. Este no fue exitoso, debido a su fuerte retroceso y su enorme fogonazo. A finales de la guerra, muchos Fallschirmjaeger fueron equipados con el rifle de asalto MP-44, como lo demuestran las fotografías de la 3ra y 5ta  División de Fallschirmjaeger durante la ofensiva de las Ardenas y la 1ra y 4ta División en Italia. El MP-44 disparaba una versión más corta y menos poderosa del cartucho de 7,92 mm estándar. La misma arma fue fabricada de metal estampado y disparaba automática o semi automática. El MP-44 fue el precursor de todos los rifles de asalto modernos. Esta arma entró en producción en masa en 1944 y la oferta nunca estuvo cerca de igualar la demanda. A pesar de su más alta prioridad, los Fallschirmjaeger terminaron la guerra con el Mauser de cerrojo estándar.
Fallschirmjager

Los paracaidistas alemanes estaban equipados con lo que fue sin duda la mejor ametralladora liviana de toda la guerra,  la MG 34 y la MG 42 más adelante. La MG 42 sustituyó a la MG 34, ya que era mucho más fácil y más barata para producir, llegando a ser fabricada ampliamente a partir de piezas de acero estampado. Pesaba sólo un poco más de 11,5 kilogramos y disparaba a razón de 1,300 a 1,400 balas  por minuto. El cañón era rápido y fácil de cambiar y el arma era muy tolerante al polvo y la suciedad. Cuando estaba equipada con un trípode se convertía en una muy útil ametralladora mediana. Cada escuadrón de infantería alemana (entre 10 a 12 hombres) estaba equipado con una MG-42, lo que significó una sustancial mejora en relación a la tasa de disparos relativamente lenta del Mauser. La rapidez de disparo de la MG 42 fue un factor importante en la capacidad defensiva alemana durante la guerra. El MG 42 era el prototipo de todas las ametralladoras modernas de uso general.
DFS 230
Los alemanes fueron los primeros en emplear la artillería sin retroceso, con una versión de 75 mm utilizada en Creta. El cañón de 75 mm (321 libras) se dividió en partes y se dejaba caer en paracaídas. Más tarde, una versión de 105 mm, pesando 855 libras, fue introducida. Las tropas de montaña y los paracaidistas utilizaron este tipo de artillería sin retroceso.

Finalmente, los Fallschirmjagers utilizaban dos tipos de armas antitanques, en 28 mm y 42 mm. Ambas tenían un gran poder para su calibre, pero la escasez de tungsteno necesarios para la munición especial puso estas armas fuera de servicio a principios de 1943.

Una de las modificaciones más exitosas de equipamiento fue el KURZ o K acortado, que era una versión del mortero de 81 mm. Este representaba una versión más liviana que no sacrificó el alcance del arma sustancialmente. Algunas unidades de ingenieros utilizan la Eintossflammenwerfer, un lanzador de llamas originalmente desarrollado para la SS.

Armas y contenedores de equipo

Los paracaidistas alemanes podían llevar poco más de una pistola y algunas granadas en su persona. Por lo tanto, era común la utilización de contenedores, llamados  Waffenhalter, los cuales eran aerotransportados. Un pelotón de Fallschirmjaeger de 40 hombres necesitaba no menos de catorce contenedores sólo para las armas y municiones básicas. Los contenedores eran llevados por lo regular  debajo de las alas de los aviones. Cada contenedor  contenía más de 200 libras de equipo y el peso máximo de la carga era de 260 libras. Algunos contenedores estaban equipados con un par de pequeñas ruedas y una barra de remolque. Esto permitió a los contenedores ser remolcados desde la zona de descenso. La prioridad número uno de las tropas en el aterrizaje era encontrar sus contenedores. Bandas de colores u otras marcas se utilizaban para ayudar a la recuperación de las unidades correctas y para conocer  los elementos que el contenedor contenía.

Vehículos

Los alemanes no pudieron disponer de un vehículo ligero aerotransportable tan eficaz como el jeep de los aliados. En cambio, hicieron uso de motocicletas, por lo general vehículos BMW de motores 750 CC, para el reconocimiento. Las motocicletas también fueron equipadas con un gancho de remolque para que pudieran remolcar armamento anti-tanque o de artillería. Sin embargo, la fuerza de arrastre de esta las motocicletas fue baja y el rendimiento a campo traviesa muy pobre. Los Fallschirmjaeger hicieron uso limitado del Kettenrad, vehículo semi-orruga construido sobre la base de una motocicleta. El Kettenrad tenía una rueda de motocicleta en el frente y una orruga en cada lado de la parte trasera. Con un motor de 1500 CC y un peso de 1,200 kilogramos, demostró un mejor rendimiento a campo traviesa en comparación con una motocicleta, pero seguía siendo de utilidad limitada y difícil de cargar y descargar de un JU 52.

Ropa y equipo

Para los Fallschirmjager se creó una gran variedad de ropa especial. Como eran considerados personal de la Luftwaffe, el uniforme básico era el de las unidades de vuelo, de color azul en lugar del gris de campo del Ejército. La blusa de vuelo era una chaqueta corta a la cintura, de cuello abierto con botones ocultos. Los pantalones eran similares a los patrones de vuelo pero tenían un bolsillo en el muslo derecho para el cuchillo de gravedad antes mencionado. Este era un cuchillo de hoja sencilla llevado para cortar los ligamentos del paracaídas en caso de emergencia. Para operar el cuchillo se apuntaba el mismo hacia abajo y al oprimir un botón se liberaba la hoja. Una vez que la hoja se extendía, el botón servía para fijarla. Los pantalones tenían una abertura en la parte exterior de cada pierna a la altura de las rodillas. Esto se ideó para permitir que las rodilleras fueran removidas. Las coderas fueron usadas ocasionalmente, las cuales se colocaban sobre la camisa y el delantal. En la parte posterior de la guerra, las tropas llevaban las botas de combate del ejército.
Kettenkrad
Los Fallschirmjäger también utilizaban una variedad de blusas de combate. La bata se convirtió en el símbolo de los paracaidistas, al igual que el casco. Para el salto, la bata se colocaba sobre el uniforme y el equipo de combate y bajo el arnés del paracaídas. El propósito era impedir que el aparejo del paracaídas fuera atrapado en el equipo personal. Los primeras batas eran de color gris claro o gris-verde. Más tarde, se utilizaron batas camufladas en varios modelos, sin embargo, batas de color sólido todavía estaban en uso al final de la guerra.
Me 323 Gigant
El casco de los Fallschirmjaeger también era especial. Su aspecto era el de un casco alemán normal con el borde cortado. De hecho, los primeros cascos se hicieron de esa manera. Más adelante, los cascos se fabricaron según las especificaciones de los Fallschirmjaeger. El arnés del casco era más extenso que el del casco normal y el interior estaba acolchonado. Una cubierta sobre el casco era usada comúnmente, por lo general en el mismo patrón de camuflaje que la bata.
Fallschirmjager

La bandolera de los Fallschirmjaeger estaba hecha de tela y era usada alrededor del cuello. Se colgaba a ambos lados del pecho y tenía lazos en la parte trasera a través de los cuales el cinturón pasaba. Los doce compartimentos de la bandolera tenían capacidad para 120 municiones. Existió otra bandolera similar con capacidad de 20 magazines para el FG-42, la cual sólo tenía ocho compartimentos. Las municiones para la ametralladora MP38/40 se llevaban en en dos bolsas cada una con espacio para tres clips. También se diseñó una bolsa especial para llevar las municiones del MP-44, pero éstas eran muy escasas. La mayoría de los Fallschirmjaeger las llevaban en los bolsillos de la bata.

Accesorios

Las raciones de asalto de los Fallschirmjaeger incluyeron una combinación de carnes frías y quesos, café instantáneo y galletas. En combate, recibían a menudo raciones de ron o brandy. También se le suministró con tabletas de glucosa. Los Fallschirmjaeger utilizaban la estufa (Esbit) estándar del ejército alemán. Esta era una olla de plegado que utilizaba combustible sólido. Cuando era necesario, la droga benzedrina era suministrada para mantener a las tropas en alerta durante períodos prolongados de tiempo. Desafortunadamente, existen dos inconvenientes a todos los estimulantes químicos de este tipo. El primero es que el usuario agota todas las reservas de energía y tiende a quedarse dormido cuando la droga se consume por el  cuerpo, aún en medio de combate. El segundo problema es que este tipo de estimulante ocasionaba mucha sed al soldado y el agua es notoriamente escasa en situaciones de combate.
FG-42
En fin, los Fallschirmjäger demostraron su capacidad de combate en incontables ocasiones, y su habilidad para utilizar su equipo de la forma más eficiente y letal es legendaria. A ello se debe que han pasado a la historia como una de las mejores unidades élite de la SGM.

Para conocer más/Fuentes:


http://www.angelfire.com/mech/military_lego/fallschirmjager.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada