King Tiger WSS

King Tiger WSS

sábado, 6 de julio de 2013

Anna Kreisling, la Loba Blanca de la Luftwaffe: ¿Realidad o ficción?

La más larga y peligrosa misión de reconocimiento de la Segunda Guerra Mundial. Por Jim Newsom.

El 27 de agosto de 1943, un bombardero de largo alcance Junkers Ju-390 de la Luftwaffe despegó de su base en Noruega y voló al otro lado del Océano Atlántico en una misión de reconocimiento fotográfico sobre territorio de los Estados Unidos. Entre su tripulación de cuatro hombres se encontraba una valiente y audaz mujer llamada Anna Kreisling, conocida como la “Loba Blanca de la Luftwaffe”, apodo que había adquirido debido a su pelo rubio y ojos azules. Anna fue una de las mejores aviadoras de Alemania y aunque era sólo la co-piloto de la misión, su capacidad y temple fueron cruciales para el éxito de la misma. 


El Ju-390 era dos veces el tamaño del B-29 y contaba con seis motores radiales BMW de 1.500 caballos de fuerza. Tenía un rango de 18.000 kilómetros sin necesidad de reabastecimiento de combustible. Esta iba a ser la más larga misión de foto-reconocimiento por un avión del Eje en la Segunda Guerra Mundial. 

Nueve horas más tarde, el Junkers llegó a Canadá y se dirigió al sur a una altitud de 22.000 pies. En las próximas horas, sus cámaras fotografiarían las plantas de industria pesada en Michigan, que eran vitales para el esfuerzo de guerra de los Estados Unidos. Al mediodía del 28 de agosto, el bombardero gigante voló sobre la ciudad de Nueva York, donde finalmente fue descubierto por los US Army Air Corps, pero para entonces ya era demasiado tarde. El Junkers desapareció en la inmensidad del océano Atlántico y catorce horas más tarde Anna aterrizaría el enorme bombardero en una base de la Luftwaffe a las afueras de París. 

Pensamientos de esta misión me vinieron a la mente cuando me senté a la mesa con Anna Kreisling durante un Octoberfest reciente en Los Angeles. Todavía es muy hermosa, y tenía su pelo rubio atado hacia atrás en una cola de caballo. Sus radiantes ojos azules han visto acontecimientos de la historia humana que el resto de la humanidad solo podemos imaginar. Había aterrizado el Ju-52 trimotor en las calles de Stalingrado, cuando la ciudad había sido rodeada por el Ejército Rojo. Muchas veces su avión fue acribillado a balazos. En ocasiones tuvo que aterrizar con un solo motor en funcionamiento, mientras que los otros dos estaban en llamas. 

En 1945 fue asignada a volar los aviones de combate a reacción que Alemania estaba produciendo. Uno de estos aviones de combate fue el ala volante V9 Horten. Este prototipo estaba propulsado por dos motores turborreactores Jumo, lo que le permitió volar a 600 mph. Estaba armado con dos cañones de 30 mm y misiles aire-aire. Anna nunca obtuvo ninguna victoria en el Horten. Mientras se encontraba en una pista cubierta de nieve, la tripulación de un tanque estadounidense Sherman la capturó. Después de haber apagado el motor, y al quitarse el casco de vuelo, los soldados enemigos pensaron que ella era una estrella de cine!

Durante los próximos seis meses sirvió café para el Ejército de los EE.UU. y no pasó una noche en un campo de prisioneros. Todo el mundo pensaba que era parte de los espectáculos organizados por la USO y Bob Hopes para las tropas. Interesantemente, un artículo de la revista Progreso del Aire, en su edición de noviembre-diciembre de 1965, también habló de los Junkers Ju-390 sobrevolando Michigan y Nueva York. Esta misión se llevó a cabo secretamente durante la Segunda Guerra Mundial. 


Si nos fijamos en los records oficiales, se supone que sólo dos Ju-390 fueron construidos. Pero la realidad es que habían alrededor de 11 fabricados. También se utilizaron en Odessa, Rusia, para volar hacia territorio bajo el dominio japones en China. Motores a reacción muy secretos y tecnología muy sofisticada se negociaron a cambio de materias primas en esos terribles días. En el Área 51 en Nevada, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos alegadamente tiene un Junkers Ju-390 que fue capturado en la Operación Paperclip hacia el final de la Segunda Guerra Mundial. La producción del Ju-390 definitivamente nunca fue actualizada en los libros oficiales. Los historiadores no tienen la información específica sobre todos los aviones que fueron producidos, y especialmente sobre su uso como parte de la KG 200. Se sabe que la SS no le permitió a Baur utilizar el Ju-390 como hrerflugzeug o avión guía. Se cree que dos aeronaves de este tipo estacionadas en Noruega y Praga fueron reservadas para Himmler y Kammler, y que Kammler escapó con el dispositivo de campana en uno de aquellos. 

Anna era fue piloto de prueba de los prototipos Ho V9 (IX), los cuales nunca fueron producidos en masa, a diferencia del Go-229. En marzo de 1945, Hitler ordenó la creación de una unidad de aviones de combate femenino al mando de Hanna Reitsch, pero dicha orden se dejó sin efecto posteriormente, por lo que se malogró la posibilidad de que Hanna y Anna pudieran volar juntas en misiones de combate. 

Lo que sigue es una entrevista realizada por Jim Newsom a Anna Kreisling - La Loba Blanca de la Luftwaffe – sobre su experiencia al volar el trimotor Junkers Ju-52/3m en la Segunda Guerra Mundial.

James: ¿Cuántas aviadoras volaron con la Luftwaffe en la Segunda Guerra Mundial? 

Anna: Al principio de la guerra había 50 pilotos que volaron aviones de transporte, y hay muchos más que entrenaron a nuestros jóvenes pilotos en ciernes, pero Hitler y Goering estaban en contra de que las mujeres voláramos cazas y bombarderos de combate. En Rusia había muchas mujeres que volaron los cazas y bombarderos de Stalin. 

Jim: He volado en el Ford trimotor, el Junkers Ju-52/3m ha sido siempre uno de mis aviones favoritos, ¿qué se siente al volarlo?

Anna: El Junkers era un avión increíble y hermoso para volar! En Stalingrado a veces hice despegues con sólo dos motores en marcha. Aún con un solo motor en marcha puede mantener la altitud. La visibilidad era maravillosa, pero el Junkers era un avión complejo que requería un gran instructor para poder aprender rápidamente cómo volar el trimotor.
Jim: Usted mencionó Stalingrado, ¿fue la pesadilla que hemos leído en libros de historia? 

Anna: Stalingrado fue un infierno, pero lo que pasó en Creta era mucho peor. Para el asalto aerotransportado en Creta tuvimos más de 450 Junkers Ju-52 trimotores llenos de paracaidistas. Nos dijeron que no íbamos a encontrar fuego antiaéreo ACK ACK. Sin embargo, la isla se llenó de tropas de Australia, Nueva Zelanda e Inglaterra, que lucharon fuertemente. Perdimos más de la mitad de nuestros aviones y tropas. Yo no estuve allí, tuve suerte porque estaba en Francia en ese momento. Perdimos tantos buenos pilotos y hombres en Creta. Se pudo ganar la guerra contra Rusia si nos hubiéramos ahorrado esos aviones y hombres. 

Jim: Hablando de Rusia, hábleme de Stalingrado. 

Anna: Durante muchos años yo no podía hablar de ello, pues era demasiado terrible. Goring, que había prometido a Hitler que podía suministrar nuestras tropas en Stalingrado desde el aire no tenía ni idea de lo que estaba diciendo. Von Paulus y el 6to Ejército debieron haber recibido la orden evacuar. Pero Hitler autorizó el puente aéreo cuando Paulus decidió quedarse, confiando en que la victoria estaba cerca. El Junkers Ju-52/3m voló el 95% de todas las misiones en Stalingrado. Otros aviones también volaron en este masivo puente aéreo, pero el Junkers fue el caballo de batalla. Si usted era capturado por los rusos, podía ser brutalmente torturado antes de morir. En Stalingrado tuvimos más de 7.000 mujeres que trabajan en el ejército alemán y más de 350.000 combatientes contra las hordas comunistas, pero no fue suficiente. No teníamos suficiente combustible, combatientes, mecánicos entrenados, e incluso pistas decentes para trabajar. Normalmente volé de Tatsinskaya cargando alimentos y suministros. Tenía tres artilleros, dos en la posición de cintura y uno en la parte superior. En Stalingrado los Yaks rusos estaban por todas partes, y las pérdidas eran sombrías. El Yak ruso era muy similar al Spitfire británico, muy maniobrable y rápido. Si ellos salían del sol y te tomaban por sorpresa, todo terminaba para nuestros pilotos. Sin embargo, muchos pilotos rusos cometieron el error de acercarse lentamente por la parte de atrás que es cuando mis artilleros los derribaban. He oído hablar de un artillero que se quedó sin municiones, y en su desesperación tiró el papel higiénico hacia el Yak ruso. Como los rusos no sabían que era papel higiénico, se asustaban y se retiraban pensando que era algún tipo de bomba. Este truco funcionó muchas veces. 

Jim: ¿Cuáles fueron las bajas en Stalingrado? 

Anna: Perdimos 800 Ju-52 trimotores en Stalingrado, con muchos excelentes pilotos. Alemania nunca se recuperó de estas pérdidas. Yo sobreviví gracias a la suerte y la determinación de no ser capturada por los rusos. Es fácil ser valiente con dos motores en llamas cuando la alternativa es ser capturada por los rusos. 

Jim: ¿Hay algo que le gustaría decir a los jóvenes de hoy? 

Anna: Sí, volar es una gran aventura, es una alegría que no tiene límites, pero lo mejor es volar cuando nadie te está tratando de derribar. Volar en Stalingrado no fue divertido, pero tuvimos que hacerlo, no podíamos dejar que tantos jóvenes muerieran. El futuro será mejor para todos si pudiéramos estar en paz y el vuelo pueda ser disfrutado como lo que es, lo más divertido que puedes hacer! Los recuerdos de volar los Alpes en un Junkers Ju-52/3m estarán conmigo para siempre!

La nota que precede aparente y alegadamente es una historia/entrevista ficticia, a un personaje que posiblemente nunca existió. La misma ha sido ampliamente difundida en la red en el idioma inglés, en ocasiones como un reportaje de historia contrafactual y a veces como un relato verdadero. Se dice que el tal Jim o James Newsom subió la historia a un website en o alrededor del año 2008, alegando que era vecino de la Anna Kreisling en los EEUU. Newsom luego desapareció de la red. Se desconoce la fecha real de la entrevista, pero evidentemente tuvo que haber sido realizada mucho antes de 2008. Sin embargo, no parece existir evidencia de esta aviadora en los records de guerra oficiales, aunque algunos alegan que una tal Anna Kreisling fue piloto de aviones Junkers e integrante del KG200, y que se reportaba directamente a Hitler. Por otra parte, se sabe que la Luftwaffe quemó el 80% de sus records en April de 1945. Una gran cantidad de records fotográficos tomados por la unidad especial de la Luftwaffe denominada Zirkus Rosarius y posteriormente por la unidad secreta KG200 se encuentran en los archivos de la CIA como material secreto/clasificado aún. Algunos aseguran que Anna en efecto fue una aviadora alemana. Queda de cada lector hacer su propio juicio y llegar a sus propias conclusiones en virtud de los datos disponibles. 

Para conocer más/Fuentes:

http://discaircraft.greyfalcon.us/Anna%20Kreisling.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada