King Tiger WSS

King Tiger WSS

jueves, 5 de julio de 2012

El supercañón de Hitler; Vergeltungswaffe 3 (V-3)


El Comandante de la Armada Real y autor Ian Fleming no incorporó en sus novelas el concepto de las bases militares subterráneas profundas alemanas (BMSP) a consecuencia de una imaginación demasiado activa, y tampoco como escenario ficticio para su héroe James Bond, si no que se enteró de la existencia de las bases reales como parte de su trabajo de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. Inclusive, él envió agentes secretos de su Unidad de Asalto 30 a misiones de reconocimiento y sabotaje. En ese sentido, Craig Cabell ha realizado un gran trabajo de investigación sobre Fleming, sus agentes y sus esfuerzos para sabotear los proyectos alemanes V-1 y V-2 en sus libros, “La Historia de la Unidad de Asalto 30” y “La Guerra Secreta de Ian Fleming.” De hecho, solo el bombardeo aliado pudo evitar que el V-3, que era un cañón de artillería de largo alcance diseñado para atacar Londres con hasta 300 proyectiles por hora desde Calais, Francia, entrara en acción.

El V-3 (Vergeltungswaffe 3), también conocido como el Hochdruckpumpe (bomba de alta presión), y Fleißiges Lieschen, fue un supercañón alemán  que partía del principio de multi-cargas, mediante el cual una serie de cargos secundarias se detonaban para añadir velocidad al proyectil. El arma fue planeada para ser utilizada en el bombardeo de Londres desde dos grandes bunkers ubicados en la región de Pas-de-Calais, en el norte de Francia. Esta plataforma de ataque fue inutilizada por los bombardeos aliados antes de que pudiera ser utilizada. Sin embargo, dos cañones similares se utilizaron para bombardear a Luxemburgo de diciembre de 1944 a febrero de 1945.

El diseño básico fue incorporado más tarde por los EE.UU. y Canadá en el desarrollo de proyectos como HARP en la década de 1960.

El arma utilizaba múltiples cargas de proyección situadas a lo largo de la longitud del cañón, sincronizadas para disparar tan pronto el proyectil pasaba, para proporcionar un impulso adicional. Debido a su rendimiento  superior y facilidad de uso, el supercañón utilizaba cohetes de combustible sólido en lugar de las cargas explosivas. Estos fueron dispuestos en pares simétricos a lo largo de la longitud del cañón, en ángulo, para proyectar su empuje contra la base del proyectil después de su paso. Esta disposición dio lugar a su nombre/código Tausendfüßler, que es alemán para "milpiés".

A diferencia de las armas convencionales de la época, este cañón de interior liso disparaba un proyectil con aleta estabilizadora, ya que dependía de la aerodinámica en lugar de las fuerzas giroscópicas para evitar el desvío, lo que resultó en un coeficiente de resistencia más alta.

En 1943, el ingeniero alemán Augusto Conders, de Röchling Stahlwerk AG, propuso un sistema eléctrico de detonación de varias cargas explosivas. Gracias al éxito de otro proyecto de Conders, llamado “Röchling Shell", varias figuras importantes del Partido Nazi se percataron de su potencial, incluyendo a Albert Speer, Ministro de Municiones de Hitler.

Conders recibió la orden de producir un prototipo del supercañón Hochdruckpumpe de 20 mm de calibre, que resultó satisfactorio. En este punto, Adolf Hitler, que había estado siguiendo con interés el proyecto, decidió intervenir. Se decidió que una batería de 50 cañones de tamaño mayor se ubicaría en el norte de Francia, y se utilizaría para bombardear Londres.
Réplica del V-3 en Calais

Conders había construido un supercañón de calibre completo en Magdeburgo, en el centro de pruebas de Hillersleben. Pero al final de 1943 surgieron problemas graves tanto en la puesta en vigor del principio básico del arma y en la producción de un diseño factible para los proyectiles que iba a disparar. Incluso, cuando todo funcionaba correctamente, la velocidad de salida del proyectil se corroboró en un poco más de 1.000 metros por segundo (3.300 p/s), que era muy lejos de lo que se había prometido. No obstante, los planes de construcción de una arma de tamaño completo con un cañón de 150 metros (490 pies) en Misdroy (isla báltica de Wolin), cerca de Peenemünde, continuaron. Mientras tanto, la construcción de los bunkers subterráneos en Mimoyecques (Francia) también se desarrollaba, aunque ya habían sido atacados por la USAAF y la Real Fuerza Aérea. En marzo de 1944, ante la ausencia de buenas noticias desde Misdroy, el Heereswaffenamt (Oficina de Adquisiciones de Armas) tomó el control del proyecto y Conders se convirtió en uno de los ingenieros que trabajaron en los tres problemas principales: el diseño del proyectil, la obturación, y la ignición de las cargas secundarias.

Seis empresas diferentes, incluyendo Krupp y Skoda, produjeron diseños satisfactorios para los proyectiles. Los problemas de obturación se resolvieron mediante la colocación de un pistón de sellado entre el proyectil y la carga propulsora inicial, que a su vez impidió que el destello de la carga saliera adelante del proyectil, y resolvió el problema de controlar la detonación de las cargas secundarias. A finales de mayo de 1944 habían cuatro diseños para el proyectil de 150 mm con alerones, uno fabricado por Fasterstoff (diseñado por Füstenberg), y otros tres por Röchling (Conders), Bochum (Verein-Haack), y Witkowitz (Athem). Las pruebas se realizaron en Misdroy del 20 al 24 mayo 1944, verificándose  alcances de hasta 88 kilómetros. El 4 de julio de 1944, el arma de Misdroy fue disparada con 8 municiones, recorriendo uno de los proyectiles de 1,8 metros de largo unos 93 km. El arma estalló durante la prueba.

Tras la decisión de Hitler de que los supercañones se ubicaran en el norte de Francia para bombardear Londres, la tarea de encontrar un lugar adecuado para las baterías se le dio al mayor Bock, del Festung Pioneer-Stab 27, que era el Regimiento de Fortificación del LVII Cuerpo, XV Ejército, que en esa época estaba situado en el área de Dieppe. Un estudio realizado a principios de 1943 llegó a la conclusión de que una colina, con un núcleo de roca, sería el lugar más adecuado, ya que los tubos de los cañones podían ser colocados en túneles inclinados y el equipo de apoyo y los suministros se podían ubicar en los túneles adyacentes. Los supercañones no serían movibles, por lo que estarían permanentemente destinados a Londres.

Un lugar adecuado fue seleccionado en una colina de piedra caliza a unos 5 kilómetros al norte de las canteras Hidrequentes, en Mimoyecques, cerca de la región de Pas-de-Calais, en el norte de Francia. El lugar propuesto era muy cercano a Cap Gris Nez, donde las plataformas de lanzamiento de los V-1 y V-2 estaban en construcción. El sitio estaba a  8 kilómetros del mar y a 165 kilómetros de Londres. Denominados como  Wiese (pradera) y Bauvorhaben 711 (Proyecto de Construcción de 711), la Organización Todt comenzó la construcción en septiembre de 1943 con la instalación de líneas ferroviarias para facilitar el trabajo, y comenzó a excavar los pozos para la instalación de los tubos en octubre. El diseño inicial constaba de dos instalaciones paralelas situadas aproximadamente a 1.000 metros (3.300 pies) de distancia una de la otra, que en total sumaban 50 supercañones. Ambas instalaciones tenían acceso a un túnel de ferrocarril subterráneo y varias galerías subterráneas de almacenamiento de municiones.

Las fotografías aéreas de reconocimiento tomadas el 18 de septiembre de 1943 en Marquesa-Mimoyecques mostraron actividad sospechosa que no había aparecido en anteriores imágenes tomadas el 2 de septiembre. La Unidad Central de Interpretación (CIU) emitió un informe sobre las imágenes de Marquesa-Mimoyecques el 25 de septiembre de 1943 y el lugar fue atacado el 5 de noviembre de 1943 como parte de la Operación Crossbow, la cual resultó en daños menores, 10 muertos y 32 heridos. Un estudio detallado del sitio se llevó a cabo el 13 de noviembre de 1943, el cual concluyó que se trataba de un nuevo tipo de emplazamiento bélico,  y el único de su tipo descubierto hasta ese momento. El informe describió en detalle las instalaciones ferroviarias en fase de desarrollo, así como ocho extrañas estructuras que se identificaron como las cubiertas de los tubos de lanzamiento de cohetes.

A pesar de que los bombardeos del sitio tuvieron poco efecto, los ataques aéreos aliados en las redes de comunicación y los centros industriales redujeron la actividad industrial alemana, lo que obligó a los alemanes a revisar sus planes para permitir un ahorro sustancial de hormigón en todos los sitios en construcción. Se decidió por lo tanto,  reducir el proyecto interrumpiendo el trabajo en el emplazamiento del oeste para concentrarse en cambio en el sitio del este. El complejo del este constaba de cinco túneles en ángulo de 50 grados, alcanzando 105 metros (344 pies) por debajo de la cima de la colina. Los cinco túneles se originaban en la cima de la colina y se desplazaban a través de una losa de concreto de 30 metros (98 pies) de ancho y 5.5 metros (18 pies) de espesor. Grandes placas de acero protegían las cinco aperturas y cada túnel tenía una puerta blindada especial. Una serie de extensos túneles y ascensores de apoyo para los cañones estaban poblados por cerca de 1.000 tropas de Artillería del 705 Abteilung y por unidades de apoyo que se habían desplegado en Mimoyecques. El 705 Abteilung se había organizado en enero de 1944 bajo el Teniente Coronel Jorge Borttscheller para operar en el complejo de armas de Wiese.

Los planes eran tener la primera batería de cinco cañones lista para marzo de 1944, y el complejo total de supercañones antes del 1 de octubre de 1944. Sin embargo, después de un fallo en el campo de pruebas Misdroy en abril de 1944, el proyecto se redujo aún más, de cinco túneles a tres. El sitio fue finalmente puesto fuera de servicio el 6 de julio de 1944, cuando los bombarderos de la RAF del 617 Escuadrón  de Bombarderos atacaron con 5.400 kilogramos (12.000 libras) de bombas de penetración profunda (Tallboys).

Una bomba impactó directamente la losa de hormigón en la parte superior del complejo, colapsando el túnel IV, y otros tres Tallboys penetraron en el sistema de túneles, creando grandes daños. A pesar de que se hicieron esfuerzos para remover los escombros a finales de julio, era obvio que el daño era demasiado severo para justificar la construcción, ya que la Fuerza Aérea Real podía coordinar nuevos ataques.

Se hicieron planes para reconstruir la batería de cañones en el centro  Rixtent B81 de oxígeno líquido, pero esto nunca ocurrió. Los aliados sin embargo, no se percataron de que los trabajos habían concluido en  Mimoyecques, y otras misiones continuaron en el área. Una misión fue llevada a cabo el 6 de agosto de 1944, como parte de la Operación Afrodita, con aviones no tripulados B-17 y B-24, cargados con explosivos, pero ninguno de los objetivos fueron alcanzados. Una nueva misión fue realizada el 12 de agosto, la cual resultó en un fracaso y la muerte de Joseph P. Kennedy, Jr. en un B-24.

Eventualmente, Mimoyecques fue invadido por la 3ra División de Infantería de Canadá el 5 de septiembre de 1944. El proyecto finalmente quedó bajo el control de la SS y el General Hans Kammler, quien ordenó que estuviera listo para finales de 1944. Debido a los esfuerzos de Walter Dornberger, una batería de dos cañones más cortos, de aproximadamente 50 metros (160 pies) de largo con 12 tuberías paralelas inclinadas, se construyeron y se colocaron en manos de la unidad de Artillería 705 Abteilung bajo el mando del capitán Patzig. Estos fueron localizados en un barranco boscoso del río Ruwer, en Lampaden, a unos 13 kilómetros (8,1 millas) al sureste de Tréveris, en Alemania.

Las dos armas se apuntaron al oeste, descansando en 13 estructuras de soporte de acero, sobre una sólida base de madera en una pendiente de 34 grados. La ciudad de Luxemburgo (que había sido liberada en septiembre de 1944) se encontraba a unos 43 kilómetros (27 millas), por lo que fue designada Objetivo Nº 305. Entre los dos cañones se construyeron bunkers de hormigón, así como diez refugios más pequeños para almacenar los proyectiles y las cargas propulsoras.

El montaje de las armas de los cañones de Lampaden coincidieron con los últimos preparativos para la Batalla de las Ardenas. Sin embargo, el suministro de municiones se convirtió en un problema debido al estado de la red ferroviaria alemana. Con el tiempo y debido a la situación crítica, se decidió utilizar un proyectil de 150 milímetros con un peso de 95 kilogramos (210 libras) y con una carga explosiva de 9 kg (20 libras). El propulsor estaba compuesto por una carga principal de 5 kg (11 lb) y 24 cargas auxiliares, para un total de 73 kilogramos (160 libras).
Gen. Kammler 

Durante la ofensiva de las Ardenas, la cual comenzó el 16 de diciembre de 1944, Kammler recibió órdenes del OB Oeste (Comando del Ejército alemán en el oeste) para comenzar a disparar a finales del mes, y el 30 de diciembre de 1944, el primer cañón estaba listo para la acción. Dos rondas de calentamiento fueron disparadas inicialmente, seguidas por 5 proyectiles, que fueron disparados en secuencia. La velocidad inicial lograda por los proyectiles fue de aproximadamente 935 metros por segundo (3.070 m / s). El segundo cañón se puso en marcha el 11 de enero de 1945 y un total de unos 183 proyectiles se dispararon del mismo hasta el 22 de febrero de 1945, pudiéndose confirmar que 44  cayeron en el área urbana. Las armas no fueron particularmente eficaces; de los 142 disparos que impactaron a Luxemburgo, el total de bajas fue de 10 muertos y 35 heridos. Una de las armas fue desmantelada el 15 de febrero, y los ataques cesaron el 22 de febrero, cuando las unidades del Ejército de Estados Unidos habían avanzado hasta 3 kilómetros (1,9 millas) del sitio Lampaden.

Una segunda batería de cañones comenzó a desplegarse en enero de 1945 en Bühl, la cual apuntaba a Belfort en apoyo a la Operación Nordwind. A pesar de que uno de los cañones fue instalado antes de que el fracaso de la ofensiva Nordwind pusiera en riesgo la zona, los equipos fueron removidos antes de que pudiera abrir fuego. Hubo otras propuestas para implementar las baterías para bombardear Amberes y otras ciudades, pero éstas no se llevaron a cabo debido al mal estado de la red ferroviaria alemana y la falta de municiones. Los cuatro cañones restantes fueron abandonados en las facilidades de Röchling en Wetzlar y el 705 Abteilung fue re-equipado con artillería convencional. Los componentes de los cañones, repuestos y municiones restantes fueron capturados y enviados a los Estados Unidos, donde fueron probados y evaluados en el campo de pruebas de Aberdeen, Maryland, donde fueron desechados finalmente en 1948.
Restos de un emplazamiento de un V-3 en la isla de Wolin

Hoy día, el museo de Mimoyecques permite a sus visitantes observar las galerías (en varias etapas de construcción) y los daños ocasionados por los bombardeos aliados. También se encuentran disponibles los restos de los supercañones, una réplica a escala del V-3, y ejemplares de los distintos sistemas de maquinarias, sistemas de ferrocarril, y las herramientas empleadas como parte de la operación del supercañón. El sitio también contiene monumentos a los trabajadores forzados utilizados por los alemanes durante la construcción, junto al  monumento a los aviadores perdidos en acción durante la destrucción de la base.

Para conocer más/fuentes:

http://www.combatreform.org/everhearoftheV3.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada